josé nieto

take me home

Hay muchos y muy diferentes tipos de hogar. El hogar que abandonamos o que nos abandonó y al que quizás deseamos volver. El aspiracional al que anhelamos llegar algún día. El que ya nunca podrá volver a ser posible. El hogar como estado mental, abstracto, en el que poder refugiar nuestros pensamientos para alienarnos de esta no siempre dulce realidad. Aquel que, aunque real, está tan adornado de autocomplacencia que hasta parece otro distinto. Muchos y muy diferentes tipos de hogar que comparten algo. Nos aportan aquello que no siempre tenemos en nuestro día a día, quizás es seguridad, quizás tranquilidad o simplemente un mundo libre de prejuicios en el que sentirnos nosotros mismos. El HOGAR, sea cual sea, bien merece las mayúsculas. En el que nos refugiamos y por el que aun sonreimos a pesar de esta soledad inevitable que nos acompaña. El que nos ayuda a profundizar en la oscuridad de nuestros días para terminar sentenciando que no es tan negro todo lo que nos rodea. Donde podemos desprendernos de lo superfluo y nos podemos centrar en lo verdaderamente importante. Nosotros. En el que nada importa y todo es importante. El que al final nos hará comprender que, a pesar de habernos empeñado inutilmente en dejar atrás el niño que fuimos, después de tantos años y tanto recorrido tan solo aspiramos a sentirnos igual que entonces. Que la madurez consista en que tras haber comprendido todo lo que teníamos que comprender volvamos a lo básico, a nuestro origen, donde fuimos y seremos felices. El HOGAR. Y que el camino haya valido la pena. 

_________________________

José Nieto (Palma, 1979) afronta este viaje de retorno y autoconfrontación dándole forma a los multiples hogares inspirado en los cuadros de Edward Hopper y los sentimientos que estos despiertan en el observador. Cuando uno se enfrenta a los cuadros de Hopper no solo ve la imagen, o los personajes representados en ella, sino que es capaz de sentir todos los sentimeintos que fluyen de la escena representada. El estadunidense capturó la soledad, incertidumbre, desesperanza o introspección de sus protagonistas como nadie, y a esa idea se enfrenta nuestro artista. Quiere capturarnos y obligarnos a mirar hacia nosotros mismos y que nos preguntemos dónde está nuestro verdadero hogar y, sobretodo, si desearíamos volver a él. Su primera exposición, Reflejo (2006), era una invitación al juego e ilusiones. La segunda, Desconocidos (2007) un querer descubrir la verdadera personalidad de aquel que se atreve ante su objetivo. La tercera, La Petite Mort (2010) trataba de envolver una falsa primera impresión de sencillez no exenta de melancolía para terminar destapando nuestros más bajos instintos. En esta ocasión el artista se deja envolver por los múltiples sentimientos de Hopper y de sus voces apagadas como en mitad de la nada para llegar a crear una imagen especular de nuestra propia transición por el mundo hasta dar con nuestro verdadero hogar, tal y como sea que este es concebido. 

Lia Garau

web josé nieto

_________________________

20 sa vicaria | planta 2 | azotea

viernes 3 de agosto de 18 a 00 horas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: