damià ramis

aire

Más allá de las limitaciones de la materia, más allá, incluso, del placer que nos transmite la manipulación y el tacto de la propia materia, existe una dimensión –personal y perfectamente transferible- en la cual el artista anda sin pies, lezna sin aire y encuentra colores y formas con los ojos cerrados. Y es a esta extensión íntima –donde no siempre conseguimos entrar- donde nacen las obras con cuerpo y alma, aquellas que laten con fuerza dentro de nuestro cerebro, como un neonato en el vientre de su madre.

Latido a latido, la escultura ocupa su espacio, que está hecho de aire y de luz. El bronce, el hierro, unen sus cuerpos metálicos en el seno de otra realidad, que quiere elevarse por encima de la objetividad de la forma, más allá de la estética de los materiales, para disfrutar de una utópica ingravidez donde todo se relativiza. Es entonces cuando la escultura se levanta como un sentimiento por encima del pensamiento, es entonces cuando el aire que abraza las formas, la atmósfera que las mantiene al vuelo, se convierten en la verdadera esencia de la obra escultórica. Y un aliento misterioso se introduce lentamente bajo nuestra piel como un temblor.   

Damià Ramis
Julio 2012

_________________________

09 antic cafè can mora

viernes 3 de agosto de 18.00 a 01.00 horas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: